El estadio Joaquim Américo Guimarães fue construido en 1914 y es uno de los más antiguos de Brasil. O era, porque, con motivo de la Copa del Mundo del Brasil, fue reformado íntegramente. Conocido como Arena da Baixada, acogió el Australia-España de la primera fase y allí estuve para contarlo. Aunque no se trataba, ni mucho menos, de un día de fiesta para la selección, yo me lo pasé pipa. Donde hay españoles no puede ser de otra manera. También disfruté del recinto, un acogedor estadio con capacidad para 41.500 espectadores en una de las ciudades más modernas de Brasil. Sólo tienes que ver sus paradas de autobús…