Madrid vuelve a cruzar los dedos a dos días de que Jacques Rogge anuncie la sede de los Juegos Olímpicos de 2020. Uno de los principales argumentos de la candidatura española ha vuelto a ser, como en las dos elecciones anteriores, el alto porcentaje de instalaciones construidas (Palacio de los Deportes, Caja Mágica, Santiago Bernabéu, pabellones del IFEMA, etc). Pues bien, la sede principal en unos Juegos, el estadio olímpico, se está levantando desde la primavera de 2011, aunque su primer destinatario será el Atlético de Madrid.

En las fotografías se aprecia cómo, en la fase actual de construcción, se levanta la grada que deberá ser sustituida en caso de que Madrid sea este sábado la ciudad elegida. El proyecto contempla la transformación del futuro estadio rojiblanco en un recinto olímpico y la instalación de un pista de atletismo, para lo cual será necesario prescindir de la grada que actualmente se construye, como se puede leer en la página web del Atlético.

 

“El punto de partida para la ampliación del antiguo Estadio de Madrid ha sido proyectar un estadio de fútbol, con una capacidad aproximada de 70.000 espectadores, que pueda ser transformado en estadio de atletismo con capacidad para 60.000 espectadores en el caso de que Madrid sea elegida como sede olímpica”. “El estadio se adaptaría temporalmente mediante la instalación de una pista de atletismo sobre la grada baja, volviendo a su estado habitual de estadio de fútbol al finalizar las Olimpiadas”.

 

La Peineta, que va tomando forma con el objetivo de ser una realidad en la temporada 2015-16, sabrá en un par de días si, durante unas semanas, se convertirá en el epicentro de los Juegos Olímpicos de 2020.