La comida en Río de Janeiro es sabrosa aunque no excesivamente variada. Podrás elegir entre picanha, churrasco, frango (pollo), linguiça (carne de cerdo, como chorizo), file de peixe (pescado rebozado)… Casi todo frito o a la brasa servido con arroz blanco, patatas fritas (o puré), farofa (harina frita con carne o verduras) y frijoles negros. También podrás optar por el plato estrella: Feijoada. Para salir de ahí tendrás que gastar más o recurrir a los clásicos: pizzas, pasta o salgados (empanadas). Para ello, te recomendamos un restaurante italiano en Copacabana.