Comer pasta en Italia. No sé si llegué a soñar con ello, pero debí rozar el palo. A pesar del Inter, San Siro y Diego Forlán, probar la pasta italiana era mi gran objetivo cuando viajé por primera vez a Milán. Hay un dato que lo demuestra: quince minutos antes de que terminara el Inter-Lazio en San Siro (un estadio con el que sí llegué a soñar) salimos disparados a por un taxi que nos dejara en la puerta de Maruzzella. Nos habían dicho que cerraba pronto, era domingo por la noche y no queríamos cenar pidiendo la hora. Total, el partido estaba resuelto y había que despedirse de Milán a lo grande.

 

Pasta y panzarotti en Milán - Pizzeria Maruzzella
La Pizzeria Maruzzella puso la guinda a nuestro viaje a Milán (Foto: www.pizzeriamaruzzellamilano.it)

 

DISFRUTAMOS COMO EN LA FINAL DE SUDÁFRICA

No recuerdo todos los detalles de aquella cena con Juan Castro y Tomás Campos, pero no se me olvidará la sensación de disfrute total: fue como una de esas finales en las que bailas al rival, goleas y das la vuelta olímpica. Cada plato que pedíamos superaba al anterior: spaghetti, tagliatelle, macheroncini al pomodoro, al salmone, frutti di mare, puttanesca… Recitar la carta es como pensar en Casillas, Xabi Alonso, Xavi, Iniesta, Silva, Villa y Torres. Insuperable. ¡Qué recuerdos! No probamos la pizza, pero volvería sólo por ella.

 

Pasta y panzarotti en Milán - Pizzeria Maruzzella
Spaghetti frutti di mare, uno de los platos estrella de Maruzzella. (foto: eltenedor.es)

 

EL MEJOR POSTRE DE MI VIDA

Después he leído cosas del restaurante que me han sacado una sonrisa de complicidad: «el mejor rissotto de gorgonzola que he comido«, «magnífica la pizza napolitana al horno de leña» (ya sabéis que la mejor pizza está en Nápoles), «tenéis que pedir la pasta con bogavante, deliciosa«, y muchas cosas más. Pero hay un plato que se queda sin adjetivos. Un postre que merece el calificativo de ‘el mejor que he comido en mi vida’ (siempre digo esa frase cuando algo me gusta mucho): la panna cotta della casa. Sublime.

 

«Eh, ¿cómo estaba la panna cotta de anoche?». Tomás Campos, en el aeropuerto esperando el vuelo de regreso. ¿Su mejor recuerdo del viaje?

 

PANZEROTTI JUNTO AL DUOMO

Para comer algo rápido mientras visitas el centro de la ciudad, nuestro amigo Pedro Javier Millán (hincha del Getafe y un gran viajero futbolero) nos recomendó comer un Panzerotti (empanada típica de la Lombardía) en un lugar que se llama Da Luini. Dicen que son los mejores de la zona y está junto al Duomo