Hace mucho tiempo que sigo desde primera fila de banquillo los viajes detrás de un balón que se publican por aquí y, como culo inquieto que soy, llevo algunos meses calentando en la banda por si algún día me toca por fin quitarme el peto fosforito y salir a jugar. Ese día ha llegado y, a partir de hoy, voy a ser titular una vez al mes. Esto es Fútbol Eat Is y vamos a comer bien por pelotas. En esta sección compartiré contigo recetas fáciles y atractivas para los días de partido, para esos momentos en los que disfrutas en casa con amigos, con tu pareja o tú solo de un ritual futbolero que incluye un picoteo al nivel de las circunstancias. Igual que cuando vas al cine y tienes que estar moviendo los bigotes con cualquier cosa porque parece que de esa manera la película sabe mejor, lo mismo pasa con el fútbol, ¿verdad? ¿Te imaginas ver un partido en el estadio sin zamparte un bocadillo en el descanso? ¿Y ver un partido en casa sin abrir una cerveza y comer con las manos?

 

Fútbol eat is, por Marta Simonet: nachos futboleros
Estos nachos los podría comer un futbolistas antes de saltar al campo. ¡No pueden ser más sanos!

 

De estas y otras cosas te hablaré aquí en #futbolEATis.

Hoy me estreno con unos nachos verdes, que llevan triángulos de maíz, aguacate, cebolla morada, tomate, cilantro, queso de cabra, lima y salsa agridulce con ají.

Son tan sencillos de hacer y tan resultones que antes de que suene el himno de la Champions ya estaréis chupando el plato. Baja corriendo al súper a comprar los ingredientes que te cuento cómo los puedes hacer en un periquete.

Fútbol eat is, por Marta Simonet: nachos futboleros eat is: nachos futboleros
Cilantro, cebolla morada, aguacate, lima, queso de cabra… ¡Un plato espectacular!

 

CÓMO HACER LOS NACHOS FUTBOLEROS EN 5 PASOS

  1. Vierte los triángulos de maíz en un plato hondo.
  2. Corta en trozos pequeños la cebolla morada, el tomate y el aguacate.
  3. Añádeselo a los triángulos de maíz y exprime una lima encima.
  4. Deshoja el cilantro sobre tus (casi) nachos.
  5. Echa la salsa agridulce con ají y desmigaja un buen tasco de queso de cabra.

Chúpate los dedos y disfruta porque te aseguro que este plato va a ser una de tus mejores jugadas.