La ciudad de Oporto tiene muy buenas vistas, así que es una ciudad ideal para mí. Te aconsejo recorrerla, no le faltan rincones para echar un vistazo y admirar sus espectaculares tejados (Puedes conocer la ciudad con este tour, clica aquí para reservarlo online). Lo podéis hacer desde Vila Nova de Gaia, la localidad que está al otro lado del Duero, cuando visitéis una bodega; desde la parte de arriba del puente Luis I para admirar la Ribera; o desde la explanada de la Catedral de la Sé, donde divisaréis preciosos tejados; pero la mejor vista, sin duda, es la que ofrece la Torre de los Clérigos, el campanario más alto de Portugal y uno de los edificios emblemáticos de Oporto.

 

Tejados de Oporto desde la Torre de los Clérigos
Tejados del centro de Oporto desde la Torre de los Clérigos.

 

EN PLENO CASCO ANTIGUO

Como os podréis imaginar, la torre no pasa desapercibida. Por su altura (76 metros) y porque se encuentra en uno de los puntos más altos de una ciudad marcada por el desnivel. De hecho, mientras compraba la entrada me contaron que, en su día, sirvió de guía a los barcos que se dirigían a la Ribera para atracar en el puerto (de donde proviene el nombre de la ciudad, ‘o porto’). Los Clérigos se encuentra en el casco antiguo, a unos metros de la famosa Librería Lello e Irmao (la de Harry Potter) y coronando la empinada calle que sube desde la Plaza de la Libertad. Cerca están la Estación de San Bento y la Catedral, a apenas unos cientos de metros.

 

Torre de los Clérigos desde la Catedral (Oporto)
Así se ve la Torre de los Clérigos desde la Catedral de la Sé de Oporto.

 

UNA CÓMODA ASCENSIÓN

Para llegar arriba hay que subir más de 200 escalones (entre 225 y 240). No es un martirio, ni mucho menos. La escalera es lo bastante ancha como para hacer la ascensión del tirón, sin tener que apartarse cada vez que viene alguien de frente. Arriba está el carillón, de 49 campanas; y el mirador, con una perspectiva inmejorable de la ciudad. Si no reconoces lo que tienes enfrente, en el poyete, que diría mi madre, hay paneles que señalan los monumentos y edificios más emblemáticos de la ciudad.

 

Vistas de Oporto desde la Torre de Clérigos
Los paneles de información te ayudarán a ubicar los edificios desde los alto de la torre.

 

NO PASES DE LARGO LA IGLESIA

La Torre de los Clérigos es uno de los grandes reclamos de la ciudad y, quizá por eso, se habla menos de la iglesia. Pero no te dejes embaucar, que diría Laporta: la ascensión es imprescindible, pero visitar el templo, también. A Tomás y a mí nos sorprendió la perspectiva tan especial que ofrece la iglesia: recorres sus entrañas por un corredor en la planta alta que te permite asomarte a varios balcones y tener una perspectiva única. Incluso verás el retablo ¡desde detrás del Cristo! ¿A que nunca te ha pasado?

 

Vista tras el retablo de la Iglesia de los Clérigos (Oporto)
La perspectiva que tendrás de la Iglesia de los Clérigos es única.