San Paolo se podría definir, por su singularidad, como un estadio especial. Para lo bueno y para lo malo. Lo primero a tener en cuenta es que resulta casi imposible acceder a él en coche. El lío que se forma es extraordinario. Siendo esto un inconveniente, tiene una parte positiva: siempre hay entradas. Ni siquiera contra la Juventus se cuelga el cartel de no hay billetes, por lo que todo aquel que quiera ver cumplido su sueño de visitar el estadio en el que jugó Maradona, lo hará.

Ticket de metro de NápolesCÓMO LLEGAR A SAN PAOLO

Al no poder acceder en coche y, si me apuran, en taxi, San Paolo es una extensión futbolera del caos que se vive en la ciudad: una hora antes del partido todo se enmaraña, gente de un lado a otro corriendo con rumbo fijo, pero apelmazados. La mejor opción para llegar a tiempo es ir en metro. Curiosamente, por mor de la gran cantidad de motos, el vehículo principal en Napoli, poca gente usa el transporte público y, aunque es viejo, suele ir desocupado y es cómodo (Más información). Uno, como foráneo, no domina el medio y puede agobiarse. Un consejo: debes ir hora y media antes al estadio. En grandes citas, como nos pasó a nosotros ante la Juve, las entradas son nominales y sólo se puede acceder al estadio mostrando el DNI, algo que no habíamos visto ni en los recintos más seguros de Japón.

VISITA LA TIENDA OFICIAL DE SAN PAOLO

En los exteriores de San Paolo recomendaría visitar la tienda oficial, pero hay que tener cuidado, justo al lado se concentran los ultras del Napoli a beber sus cervezas prematch. Conviene dar una vuelta al anillo para conocer bien el estadio, aunque hacerlo completamente es imposible, pues el terreno está cortado en varias zonas.

EL CÉLEBRE GRITO DE LA CHAMPIONS

Dentro del estadio te llamarán la atención dos cosas. Primero, cómo celebran los goles. Lo hacen al estilo alemán pero deteniéndose en las sílabas de los goleadores. HI-GUA-IN, por ejemplo. El speaker de San Paolo, a pie de campo, lo borda (Mira el vídeo). Y la otra es el grito de la Champions, que se ha convertido en una celebridad. Cuando suena el himno de la Liga de Campeones, el público espera a la última estrofa para gritar ¡THE CHAMPIONS! Han comprobado que el grito se escucha en cinco kilómetros a la redonda. Espectacular.

 

 

SI ERES UN HINCHA RIVAL, PIÉNSATELO

En un partido de máxima rivalidad asistiréis a algo muy curioso. Antes, durante y después del encuentro no veréis a hinchas rivales, ni siquiera en la grada, ya sean mayores o niños. Nadie se atreve. La afición rival se ubica en la jaula (Nápoles cámara en mano), un sector reservado para ellos que los protege con una malla tanto por delante como por arriba. Tampoco se ubica ningún espectador en la tribuna superior para evitar que les arrojen objetos. Durante el partido ante la Juve lo pudimos comprobar en primera persona: a un aficionado juventino se le ocurrió levantarse y gritar en una ocasión de su equipo y, entre toda la tribuna, lo echaron del campo.

 

La curva de San Paolo (Nápoles)
La curva de San Paolo. A la derecha está la jaula, donde se ubican los hinchas rivales.

 

SI ERES PERIODISTA, PACIENCIA

Si acudes con una acreditación de periodista la desorganización es bastante, digamos, napolitana. Hay que tener cuidado y coger sitio pronto, pues la zona mixta es pequeña. En fin, San Paolo no es un estadio cualquiera.

 

Rafa Benítez, entrenador del Nápoles
En la zona mixta de San Paolo con Rafa Benítez, entrenador del Nápoles.