Mi primera recomendación en Viajes Futboleros será un estadio: el Veltins Arena. De todos los recintos que he conocido en mis viajes por el mundo, el del Schalke 04 es, sin duda, uno de los más lujosos y sofisticados. De hecho, es el único que cuenta con catalogación 6 estrellas por parte de la FIFA. Sin embargo, además de admirar su diseño y disfrutar de sus comodidades (compruébalo en este vídeo), en el Veltins Arena también disfrutaremos de lo lindo antes y después de los partidos.

Mi primer consejo si visitas el Arena AufSchalke es que viajes a Düsseldorf. Gelsenkirchen es una ciudad pequeña y fundamentalmente industrial, así que mi recomendación es pernoctar en Düsseldorf, la capital de la zona (Renania del Norte-Westfalia, con casi 600.000 habitantes) que, como os imaginaréis, tiene mucha más vida y una oferta más variada (qué ver en Düsseldorf). De hecho, en Düsseldorf es donde vivió Raúl durante las dos temporadas que jugó en el Schalke 04. En el aeropuerto (el tercero con más tráfico de Alemania) la mejor opción sería alquilar un coche (puedes hacerlo aquí). En apenas 35 minutos estarás en el estadio, que cuenta con amplias zonas de aparcamiento, así que no tendrás que preocuparte. De hecho, es lo que yo suelo hacer cuando viajo a la zona para hacer algún reportaje.

Curiosidades-CifrasVeltinsArena-JuanCastroEso sí, te aconsejo que llegues con tiempo. Desde dos horas antes del partido el ambiente tanto dentro como fuera del estadio es extraordinario. Da igual si hace frío o no. La gente acude a disfrutar de la oferta que ofrece el complejo: partidos de las categorías inferiores del club (también es el lugar de entrenamiento el primer equipo) y diferentes entretenimientos más propios de una feria: cantantes de folk, porterías para afinar puntería, zonas de Playstation para disputar partidos virtuales… Una vez dentro, la oferta del Veltins Arena no disminuye. Cerca de la tienda oficial, en la que encontraréis interesantes ofertas (aún quedan prendas de Raúl González, Sr. Raúl para los hinchas del Schalke), tenemos la Taberna del club (también conocida como Café Kuzorra). Allí, lo más recomendable es degustar una salchicha mientras vemos la previa del partido en la Sky alemana. Un lujo para los realmente futboleros. También es interesante el restaurante de la primera planta, aunque no todas las localidades permiten acceder a él. Una tercera opción para tomar algo son los bares distribuidos por el interior del estadio, aunque no son baratos (algo habitual en la Bundesliga).

INTENTA ASISTIR A OTRO PARTIDO

Creo que, después de esto, estaréis en condiciones de disfrutar del partido. La comodidad de las gradas es máxima, la cubierta os impedirá pasar frío y la afición local os hará vibrar desde el minuto uno. ¿Qué más se puede pedir a un partido de fútbol? Por cierto, si la visita se prolonga varios días, os recomiendo aprovechar para ir a otro partido de la Bundesliga. La opciones serían Dortmund, Bochum, Colonia o la propia Düsseldorf. ¡Que disfrutéis!