La historia es la siguiente: J.K. Rowling, autora de la saga, vivió una temporada en Oporto y, en su primera visita, quedó fascinada por la librería, algo que le sucede a la inmensa mayoría de los turistas que pasan por allí (dicen que unos 4.000 al día, incluidos los hinchas del Bayern). La diferencia es que Rowling, en aquella época, empezaba a escribir un libro que se convertiría, bendita inspiración la suya, en una de las sagas más exitosas de la historia. Su fascinación por aquel lugar fue trasladada a la novela en forma de la biblioteca de Hogwarts, la escuela de los aprendices de mago. Y el interés por la Librería Lello e Irmao, obviamente, se desbordó. No me extraña.

 

LibreriaLello-HarryPotter-Clientes
La Librería Lello e Irmao acoge a miles de turistas cada día.

 

INIESTA Y DIEZ MÁS

Para empezar, la fachada del edificio parece el decorado de una película. Da la sensación de que, si vamos al día siguiente, ya no estará allí. Si lo observas desde lo alto de la Torre de los Clérigos (está a apenas 200 metros) y, poseído por un irrefrenable espíritu futbolero, te imaginas que los edificios de la calle son la alineación de un equipo que escucha impasible el himno de la Champions League antes de que empiece un partido (lo que implica tener un espíritu muy grande), la Librería Lello sería Iniesta y el resto, diez transeúntes que pasaban por allí. No sé si os hacéis una idea de la capacidad que tiene el edificio para eclipsar a sus vecinos: blanco, resplandeciente y único. Una vez dentro, resulta igual de cautivador.

 

LibreriaLelloHarryPotter-TorreClerigos
Así se ve el edificio desde la Torre de los Clérigos. Una fachada de cuenta que destaca sobre el resto.

 

UNA ESCALERA ASOMBROSA

Luego, está la escalera, una ingeniosa labor de artesanía. Es como un tobogán con peldaños por el que querrás subir y bajar hasta que alguien llame a los de seguridad. Si los propietarios cobraran entrada, algo que se han planteado en más de una ocasión, probablemente recaudarían dinero suficiente como para producir la próxima película de Harry Potter. O una segunda saga. Pero, en lugar de eso, se dedican a vigilar pacientemente a los turistas que sienten deseos como el mío y que disparan los flashes de sus cámaras sin piedad. También sirven cafés y vino de Oporto junto al ventanal de la segunda planta.

 

LibreriaLello-HarryPotter-LibrosVertical
Cuenta con todo tipo de libros en varios idiomas, incluido el español. La mayoría se quedan en la estantería…

 

COMPREN ALGÚN LIBRO, POR FAVOR

En cuanto a los libros, qué os puedo decir: confieso que no me comporté como un visitante ejemplar. De hecho, me limité a ejercer de turista: hice fotos a mansalva y grabé un bonito vídeo para vuestro deleite. Si vais, os sugeriría comprar algún libro para que los propietarios y, por extensión, la librería, puedan subsistir. Tomás me dijo que los hay en varios idiomas, incluidos en español (yo lo compraré la próxima vez que vaya).